vitaminas para flores – conoce los diferente tipos de fertilizantes

Alimentar a tus vegetales o cultivos sin químicos, además de evitarte ciertos riesgos, contribuirá a que cooperes con el cuidado del medio ambiente. Por eso te contamos fertilizantes naturales para plantas y flores que puedes utilizar según te convenga. es necesario el uso de vitaminas para flores , ya que estas necesitan nutrientes para poder crecer y florecer.

Si los vegetales o plantas que deseas fertilizar son para consumo humano, es más que conveniente que escojas un fertilizante natural, no olvides que todo aquello que la plantas absorba luego quedará en ella y eso será ingerido de forma indirecta por quienes las consuman.

vitaminas para flores

te puede interesar : vitaminas para plantas

Abono para flores casero

  • Harina de hueso

Proporcionará a tus cultivos fósforo, calcio y nitrógeno. Es ideal para las plantas que crecen a partir de bulbos y otras como las rosas; fortalece las raíces y ayuda a que las flores crezcan sanas y resistentes. Solo debes colocar una cuchara de harina de huesos cada dos metros cuadrados.

  • Harina de sangre

Suele venir en gránulos, contiene mucho nitrógeno, con lo cual tiene prácticamente asegurado el buen desarrollo de la planta. Es muy necesario para el proceso de fotosíntesis de los vegetales ya que proporciona vigor a frutales, vegetales y propicia el follaje abundante.

  • Harina de semilla de algodón

Este es otro fertilizante natural para plantas que puedes conseguir fácilmente; tiene la característica de ser de liberación lenta y de contener grandes cantidades de nitrógeno. Debido a su grado de acidez es muy utilizado en plantas acidófilas como, por ejemplo, las azaleas, camelias y rododendros. Si plantas césped, la harina de semilla de algodón te ayudará a que esté más verde y sano que nunca.

  • Harina de pescado

La harina de pescado es otro fertilizante que aporta grandes dosis de nitrógeno. No te preocupes si sientes olor a pescado cuando lo colocas, de un día para otro se habrá ido. Lo bueno es que rinde mucho ya que es muy efectivo utilizado en pequeñas cantidades. Lo recomendable es aplicarlo a comienzos de la primavera para que las plantas crezcan con fuerza.

  • Estiércol

El estiércol que utilices como fertilizante puede ser procedente de animales como: caballos, vacas, cerdos, pollos, ovejas. Puedes aplicarlo en tus plantas de forma manual, aunque no es muy agradable, pero sí efectivo, de lo contrario hay varias marcas comerciales que se venden en las tiendas o viveros y que son orgánicas (naturales) que cumplen igual función y no huelen tan mal. El estiércol es ideal para combatir malas hierbas en el jardín.

abono para flores casero

fertilizante para flores

-Fertilización plantas de azúcar

1 cucharadita de azúcar rociado uniformemente en el suelo antes de regar. O diluido con 2 cucharaditas de azúcar por cada taza de agua.

Dicha alimentación se lleva a cabo una vez a la semana, el azúcar se descompone en glucosa y fructosa, a su vez la glucosa en las plantas realiza dos funciones:

Sirve como los bloques de construcción del cuerpo, es decir, de la glucosa forma moléculas orgánicas complejas (almidón, celulosa, lípidos, proteínas, ácidos nucleicos).

Fuente de energía para todos los procesos de la vida de las plantas, es decir, construcción de absorción del tejido de los nutrientes de la respiración del suelo.

-Abonos naturales

Polvo de dientes.  A menudo sucede que las plantas están con las hojas caídas. El problema es el sistema de raíces. Pudrición de la raíz aparece en el riego con agua fría de corrientes de aire. Que puede suceder a menudo durante la estación fría.

En un vaso de agua que usted necesitará 2 cucharadas de polvo de dientes + 1 cucharada de sulfato de cobre + 2 cucharadas de ceniza de madera.  Todo remover con cuidado. A continuación, mueva el suelo en la columna vertebral y disfrutará el tallo esta solución.Después de eso, dejar de regar durante una semana y trasladar la planta a un lugar seco.  Las plantas en maceta no les gusta el suelo ácido.

De vez en cuando sería bueno para alimentarlo usar pasta de dientes En 1 litro de agua – un tercio de un tubo de pasta de dientes. Revuelva bien para regar las plantas con agua caliente a 22 grados. Este aderezo es la más nutritiva para las flores. El calcio entra en el suelo y proporcionará alimentos a las raíces.

-Abonos naturales

Caldo de patata.Plantas como el almidón. Al hervir las patatas, escurrir y enfriar la solución, y las plantas entonces pueden ser regadas. El almidón en las plantas desempeña una función de copia de seguridad es una especie de “alijo de energía” a las plantas período desfavorable del tiempo. Por lo tanto, las plantas se comportan como personas – todo para los niños. El almidón se almacena en los tubérculos, semillas, bulbos, frutos (inmaduros), es decir, en los órganos responsables de cualquier reproducción de las plantas.

-Abonos naturales

Coffee. Añadir café molido usado en la tierra para las plantas de interior.Contiene una gran cantidad de nitrógeno y a las plantas les encanta.Es mejor no llenar la planta demasiado después de la adición de café,  se distribuye uniformemente. Además del café hace el suelo más friable. Cabe señalar que si usted está plantando tomates, asegúrese de añadir el café al suelo, que lo adoran.

fertilizante para flores

nombres de fertilizantes para plantas

  • orgánicos :

Entre los tipos de fertilizantes para plantas, destacan los abonos orgánicos que están hechos de productos naturales y por tanto son menos dañinos para el medio ambiente. Los más habituales son el estiércol, el compost o la turba. Se trata de productos que, aunque son más seguros para las plantas ofrecen un olor muy malo y, además pueden contener en su mezcla semillas de malas hierbas que aparecerán en primavera. También son más bajos en nutrientes y es necesaria más cantidad para el mismo efecto.

– Estiércol: los hay de vaca, caballo, oveja, etc.

– Compost: Consiste en aprovechar el resultado de la descomposición de restos orgánicos como ramas, hojas, o césped, entre otras. Aplicándolo, ayudamos a la regeneración de la vida microbiana de la tierra y además estamos mejorando la textura y composición química del suelo.

– Turba: la hay de dos tipos, negra y rubia. Se emplean mucho como base para preparar substratos para macetas y para hacer semilleros. También son buenas para adicionar al terreno.

  • Abonos químicos

Cuentan como peculiaridad que están desarrollados específicamente para la necesidad de cada planta. Como desventaja se encuentra que son más perjudiciales para el medio ambiente. Estos fertilizantes se clasifican según el contenido que tengan de los tres nutrientes más importantes, que son el nitrógeno, el fósforo y el potasio.

Denominamos fertilizante universal al que tiene en su composición un 10% de cada nutriente. Tienen la ventaja, respecto a los orgánicos, de que su composición está formada especialmente, además de los tres nutrientes anteriores, de otros necesarios para el buen crecimiento de la planta, como el calcio, magnesio, hierro, cobre, azufre o cloro, entre otros.

Además, contamos con abonos minerales, que se concentran en cápsulas pequeñas de vitaminas para las plantas y se presentan en diferentes formatos.

– Líquidos: se mezclan con el agua y se aplica directamente a las plantas o a la tierra.

– Bastoncitos: se introducen en la tierra y durante meses las plantas se alimentan de sus nutrientes.

– Granulado: el fertilizante menos costoso. Se añade a la tierra pero requiere de varias aplicaciones.

– Soluble en agua: se aplica mientras se riega y permite tener los nutrientes inmediatamente en las raíces

nombres de fertilizantes para plantas

como aplicar fertilizante granulado

  • Comprende de qué están hechos los fertilizantes comerciales

-Al comprar un fertilizante granulado, la bolsa debe tener una lista de contenidos, incluyendo los porcentajes de tres químicos básicos fundamentales para el crecimiento de las plantas. Estos tres químicos están representados por la etiqueta “NPK” en la mayoría de los empaques de fertilizantes, y son los siguientes:

-Nitrógeno. Este químico es esencial para el crecimiento de las hojas, y se usa en grandes proporciones cuando se quiere una planta grande con mucho follaje. Algunas plantas extraen el nitrógeno de la atmósfera. Un ejemplo son las “plantas leguminosas” las cuales incluyen a los guisantes y frijoles.

Estas tienen nódulos en las raíces, los cuales absorben el nitrógeno directamente del ambiente, y requieren poco nitrógeno químico en sus fertilizantes. Por otro lado, los granos de maíz y otros cultivos de hojas estrechas, requieren más nitrógeno para crecer. Este es representado por la “N” en las etiquetas de fertilizantes estándar.

-Fosfato. Este es otro químico que requieren las plantas para tener buena salud. Es un producto de las minas de fosfato o de desechos industriales, y las plantas utilizan el fósforo químico en procesos celulares. El fosfato es más común en los suelos con alto contenido de arcilla y es rápidamente lixiviado de suelos franco-arenosos y suelos básicos arenosos. Se representa con la letra “P” en las etiquetas de fertilizantes estándar.

-Potasio. Este es el tercer químico en la descripción de fertilizantes. También es utilizado por la planta en procesos celulares y es necesario para un buen florecimiento y la producción saludable de frutos. Es representado por la “K” en la etiqueta de fertilizantes estándar.

  • Aplica el fertilizante

Hay muchos métodos diferentes para aplicar los fertilizantes, incluyendo la aplicación directa a mano, aplicación al voleo, aplicación por dilución y la utilización de equipos mecánicos para aplicar el fertilizante a los lados del área de cultivo. El método que decidas usar dependerá de la cantidad de fertilizante que necesitas aplicar, el tamaño del área de cultivo y el tamaño de las plantas por fertilizar.

-La aplicación previa al cultivo en un área pequeña puede hacerse esparciendo el fertilizante sobre toda el área y labrándolo en el suelo. Aplícalo en una proporción de 500 g a 1 kilo por cada 9.30 metros cuadrados como máximo para evitar sobre-fertilizar el área.

-La aplicación al voleo previa al cultivo es idónea para áreas más grandes, siendo la proporción típica de aplicación de 90 kg a 180 kg por hectárea, usa un fertilizante calibrado y espárcelo a -mano o con un tractor agrícola o para céspedes. Después de la aplicación, labra el suelo para incorporar el fertilizante y disminuir las probabilidades de que se pierda si es que llueve.

-Para evitar envenenar a las plantas, especialmente a las más jóvenes, diluye el fertilizante en un balde con agua. Usa esta solución para regar tus plantas. Este método también ayuda a que las plantas absorban el fertilizante más fácil. Después de regar las plantas con el fertilizante, riégalas nuevamente con agua regular. Esta segunda regada se hace para eliminar rastros de fertilizante en las hojas o tallos. El fertilizante en las hojas puede dañarlas o causar corrosión.

-La aplicación directa en plantas individuales o plantas en filas puede hacerse vertiendo el fertilizante en un balde limpio y seco, para luego caminar alrededor de la fila rociando el fertilizante el lado de las plantas. Evita rociar a las plantas directamente con el fertilizante, ya que los químicos pueden quemarlas. Usa una cantidad pequeña, alrededor de una cucharada por cada planta pequeña.

-La aplicación directa para cultivos en fila puede hacerse con un equipo de cultivo que incluya un aparato para aplicar el fertilizante a los lados. Este aparato consiste en una tolva con una rueda que conduce un mecanismo de dispensación y canaletas para fertilizar la fila de cultivos de manera directa.

Cultiva o labra el fertilizante en el suelo alrededor de las plantas para hacerlo disponible a las raíces, acelerar la absorción y prevenir que se diluya en caso de lluvia. Esto puede hacerse usando una sembradora o máquina de labrado, o simplemente usando una manguera para mezclar el fertilizante con el suelo.

  • Fíjate en las señales de sobre o sub-fertilización mientras tus plantas crecen

La sobreproducción de follaje sin frutos es una señal de sobre-fertilización, y las plantas débiles y de tamaño pequeño usualmente indican sub-fertilización. Otros factores, incluyendo enfermedades, falta de agua o luz solar, y daño por insectos pueden confundirse con señales de sub-fertilización, así que la observación cercana y la familiarización con las plantas que estás cultivando son claves para el éxito.

Repite la aplicación del fertilizante según sea necesario para mantener el buen crecimiento y producción de tu cultivo. Usar cantidades pequeñas de fertilizante en intervalos frecuentes puede ser más beneficioso que aplicaciones individuales en grandes proporciones, debido a que el fertilizante puede perderse por lixiviación o diluirse en caso de lluvia luego de aplicarse.

como aplicar fertilizante granulado

vitaminas para flores (video)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.